El pasado jueves en CórdobaGonzalo Villar tuvo 34 minutos para mostrarse al público en general con su debut con la selección sub 21. Aunque el centrocampista es el motor del Elche en LaLiga Smartbank, quizá los aficionados que no sigan la categoría de plata del fútbol español no conozcan todavía a un futbolista que con 21 años ya ha vivido muchas caras del mundo del balón.

«Soy un poco más desconocido por el hecho de estar en un club más humilde, pero me gusta mucho estar cerca de la pelota y con Pacheta estoy mejorando en las facetas defensivas, a nivel físico y me está haciendo mejor jugador», señala un Gonzalo Villar que se formó en el conjunto ilicitano, pasó por el Valencia y tras una polémica salida regresó a su casa.

Sin llegar a jugar con el primer equipo, a orillas del Turia el nombre de Gonzalo Villar sonó con fuerza. Primero por su nivel futbolístico y después por su marcha. No fue fácil, pero lo afrontó como si de un veterano se tratara. «Me considero una persona bastante madura y mi salida de Valencia no fue un buen rato. A mí, que me llenen las redes sociales de insultos me pone triste pero no me afecta. En cambio, llegar a casa y ver a mi madre llorando sí que me da pena. Los futbolistas tenemos que estar preparados para recibir todo tipo de comentarios. Cosas buenas, malas e insultos. Es triste pero es así. Quizá la gente tiene que pensar más en las familias. Pero es un tema que ya está olvidado y no hay problema ninguno», aclara el murciano.

Tras aprender, madurar y siendo un titular fijo para Pacheta, Gonzalo ha vuelto a llamar la atención de Luis de la Fuente. El seleccionador contó con él cuando dirigía a la sub 19 y años después, le hizo debutar con la sub 21. «Tuve muy buenas sensaciones y fue muy bonito, no hay nada más bonito que representar a tu país», recuerda Gonzalo.

Puedes leer la noticias completa en MARCA